Tags: Policiales, Locales

EL MINISTRO FISCAL DICTAMINA A FAVOR DE BELÉN

EL MINISTRO FISCAL DICTAMINA A FAVOR DE BELÉN

Jiménez analizó que la condena tiene “severas fallas en su fundamentación” y pidió que se le otorgue el recurso de casación a la defensa. Para el jefe de los fiscales la muchacha condenada estaba en una situación de vulnerabilidad con altos niveles de angustia y no sabía que tenía un hijo en su vientre.

El 19 de abril, la Sala III -integrada por los jueces Dante Ibáñez, Néstor Rafael Macoritto y Fabián Adolfo Fradejas- condenó a Belén (no es su nombre real) a ocho años de prisión al considerar que era culpable de matar a su hijo recién nacido en un baño del hospital Avellaneda en marzo de 2014. La acusada siempre dijo que había sufrido un aborto espontáneo y que la criatura había nacido sin vida. Tras la condena, su abogada Soledad Deza solicitó un recurso de casación para revisar el falllo y ahora recibió el apoyo del ministro fiscal Edmundo Jiménez, quien luego de analizar la causa pidió a la suprema corte que se le otorgue la apelación. Además, en el documento esgrimió severas críticas al fallo.

 

Si bien el análisis de Jiménez no es vinculante -es decir, que en sí mismo no puede ordenar que se otorgue la casación a la defensa de la imputada- se trata de la opinión de un funcionario que tiene una encumbrada posición en el poder judicial de la provincia, y su pronunciación tiene peso. Si bien el ministro fiscal desmenuzó uno por uno los puntos por los que cree que el fallo es “arbitrario y por ende, nulo”, en su opinión las irregularidades comenzaron en la etapa de instrucción: “se deja entrever un prejuicio de falsedad desde el comienzo de la investigación respecto a los dichos de la imputada”. E incluso fue más lejos en el tiempo y señaló que la joven condenada no fue tratada como se debía en el hospital público al que asistió en 2014.

 

Vicio originario

 

“(Hay un) vicio originario del ilegítimo procedimiento llevado a cabo en el hospital por el cual se vulneraron numerosos derechos de la encartada: debido proceso legal, defensa en juicio, garantía de la no autoincriminación, derecho a la igualdad y a la intimidad”, argumentó. Sobre esta situación ya había puesto el grito en el cielo Deza, durante las audiencias del juicio y en entrevistas a los medios. Se trata de uno de los casos más resonantes a nivel provincial de los últimos años, y tuvo trascendencia a nivel nacional e incluso mundial.

 

Vulnerabilidad

 

Por otro lado, Jiménez entendió que Belén estaba en una situación de “vulnerabilidad física y mental”, algo que en su opinión, no fue tenido en cuenta por los jueces. Para argumentar esto, sostuvo que la condenada era muy joven, tenía un bajo ingreso económico y no tenía un trabajo que la “dignificara”, y que además presentaba elevados niveles de angustia y una personalidad pobremente integrada. Para el ministro fiscal, Belén no sabía que iba a tener un bebé.

 

“Belén desconocía estar embarazada y los testimonios de la gente que la vio dicen que no parecía estarlo. (Ella) dijo que no había dejado de menstruar, no tenía movimientos en el vientre, su cuerpo estaba igual y no le habían crecido los pechos. Había asistido a la guardia por unos cólicos con su madre, quien tampoco sabía del embarazo”, relató.

 

Sobre su vulnerabilidad, Jiménez aseguró que “no basta que los Estados se abstengan de violar los derechos, sino que es imperativa la adopción de medidas positivas. Debe tener de parte del Estado una especial protección”. Es decir, que entiende que la joven condenada no fue contenida por los médicos y enfermeros que la atendieron. Según se relató en el juicio, uno de ellos llevó el feto que se encontró en el baño y le espetó a Belén que “eso era lo que había hecho”.

 

Por otro lado, se hizo eco de las palabras de una psiquiatra que prestó declaración en el juicio: “si alguien quisiera generar un homicidio y fuera consciente de que va a tener un bebé, y quiere generarle la muerte, no va a ir a un hospital”.

 

La falta de ADN

 

“Estamos ante un fundamento que sólo en apariencia llega al grado de certeza”, expresó en el documento ante la falta de la prueba del ADN. El Tribunal señaló que, pese a la falta de esa pericia, se la condenó porque no había otra persona por parir en el hospital. “El Tribunal no hace más que justificar la falta de producción de ADN sobre el feto encontrado en el baño del hospital. Nunca se probó con certeza cuál fue el sanitario en el que estuvo la joven y cuál en el que se encontró el feto y la autopsia presenta severas fallas en su realización. Además, la edad de gestación (del feto) es pendular (según los distintos relatos) a lo largo de todo el proceso”, fue la respuesta del jefe de los fiscales, quien por último solicitó que se le otorgue la casación.



Fuente: http://m.lagaceta.com.ar/nota/691751/policiales/ministro-fiscal-dictamina-favor-belen.html