Tags: Locales

Estrenarán una obra sobre la época dorada de Hollywood

Estrenarán una obra sobre la época dorada de Hollywood

El musical argentino Ni con perros, ni con chicos, escrito por Fernando Albinarrate, subirá a escena en la Sala Orestes Caviglia (San Martín 251), el 14 de Julio, a las 22:00 horas. Funciones: las presentaciones se extenderán todos los viernes y sábados, hasta el 19 de agosto.

Se trata de una coproducción entre el Ente Cultural y Fundae (Fundación para el Desarrollo de las Artes Escénicas), que será dirigida por los productores locales Alicia en Frikiland, Sebastián Fernández (Dirección general y puesta en escena) y Eugenia Rufino (Dirección coreográfica), además del propio Albinarrate (Dirección musical).

Con un texto inteligente y una composición musical excepcional que es interpretada por músicos en vivo, la obra se convierte en un homenaje al teatro, al cine, a la actuación, y a todas aquellas cosas que dejan marcas en nuestra memoria y que bien pueden ser contadas entre percheros y escenografías.

El elenco está integrado por Andrés D´Andrea (Charles Laughton); Andrea Barbá (Elsa Lanchester), Guillermo Arana (Andy Jenkings), actores del Teatro Estable; y Ashley Matheus (Sandra); Joel Alonso Quírico (Greg); Leandro Ávila (Von Stemberg – director de “Yo, Claudio”); Mariano Ovejero (Director de cámaras de “Testigo de cargo”); Celeste Tríbulo (Maureen O´Hara -“Esmeralda la Zíngara”); y Florencia Naranjo (maquilladora del set/actriz en camarín). Con la participación en escena de los músicos Yusef Saife (piano); José Javier Seco (saxofón); Lissel Pláate (chelo); y Juan Pablo Vázquez (clarinete).

Sobre la obra

Esta obra, que fue merecedora del premio Argentores 2016, y que el año pasado el Teatro Cervantes presentó en el Septiembre Musical, cuenta la vida del célebre actor y director de cine y teatro, Charles Laughton, inglés nacionalizado estadounidense en 1950, que brilló en la época dorada de Hollywood; y de su mujer, Elsa Lanchester, actriz también británica cuyo nombre cobró fama en 1935 por su papel en La novia de Frankenstein, y a partir de ahí desarrolló una interesante carrera en el cine.

Según la anécdota, el astro norteamericano era homosexual. Elsa lo aceptaba, así se amaron y ninguno podía vivir sin el otro. La intimidad de la pareja va descubriéndose a la vez que entretelones de la historia del cine y el teatro de la época aparecen, y los personajes van y vienen en el tiempo y el espacio.



Fuente: Abogados Tucumàn