Tags: Política, Judicial

La Corte Suprema, en estado de alerta ante los realineamientos en el tablero electoral

La Corte Suprema, en estado de alerta ante los realineamientos en el tablero electoral

Tras los hechos relativos al accionar de la Corte Suprema esta semana con respecto a la causa conocida como "Vialidad", en la que la ex presidente Cristina Kirchner se encuentra siendo investigada, los ministros del máximo tribunal realizaron un análisis de los extraños efectos que puede llegar a producir la grieta.

Es así que  los jueces realizaron una consideración acerca de cómo una medida puede llegar a ser distorsionada por razones electorales y de qué manera la presión puede llegar a unir a un tribunal que estaba dividido.

Con relación al primer punto, es necesario hacer algunas precisiones: el pasado martes, los jueces hablaron de pedir el expediente principal de la causa "Vialidad" para analizarlo. De acuerdo con fuentes inobjetables consultadas por Infobae, ninguno de los ministros habló de suspender el juicio. Tampoco se lo comunicaron al Tribunal Oral. Es decir, en los hechos, el juicio nunca estuvo suspendido.

La intención era pedirlo para analizarlo y, a partir de ello, había opiniones distintas entre los cinco. No hubo un análisis político del tema y ese fue el motivo por el cual el pedido se hizo a través de una decisión mínima, sin fundamentos y firmada por un secretario. Cuando la Corte toma una decisión importante es fundamentada y suele darse a conocer mediante extensos comunicados.

El jueves, ante la tremenda reacción política, los jueces se reunieron y redactaron un comunicado para aclarar su accionar. A los magistrados y funcionarios les pareció increíble todo lo que se dijo a partir de ese momento a raíz de la decisión tomada por la Corte.

Los cinco ministros hablaron entre el jueves y el viernes. La preocupación no pasaba por la acusación del Gobierno sobre un supuesto pacto de impunidad ni por las exageraciones del kirchnerismo sobre las consecuencias de una decisión que el máximo tribunal no había dictado. "La Corte nunca hizo locuras ni va a juzgar a los jueces", comentó un experimentado funcionario del cuarto piso del Palacio, quien agregó que sólo analizará el debido proceso, que es su función como tribunal de garantías constitucionales.

Lo que sí preocupó mucho a los cinco jueces es la afectación de la independencia del Poder Judicial. En ese sentido -según lo que pudo saber Infobae- hay malestar por la declaraciones de Germán Garavano, quien habló del "sentido político" de la decisión. Consideraron los jueces que, por lo menos, este tipo de afirmación es irresponsable en un Ministro de Justicia.

Mucho peor les cayó la convocatoria por redes sociales a cacerolazos para rechazar la decisión de los ministros de la Corte. De acuerdo con las fuentes consultadas, detrás de esos llamados a protestar creyeron ver a los denominados "trolls". Revelaron además que hubo insultos públicos y amenazas privadas a los jueces Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton y a sus familiares. También el presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz sufrió algo similar pero del lado contrario.

Es probable que la Corte siga con divisiones internas, pero esto los ha unido a los cinco en estado de alerta, lo que no debería ser ignorado por el gobierno, que suele lograr lo contrario de lo que desea.

La conclusión es que la polarización electoral ha llevado a muchos a perder toda noción de República y de lo que es importante, porque, en definitiva, cualquiera sea el futuro, se necesitará una Corte fuerte para poner límites, como ocurrió en el pasado y probablemente siga ocurriendo, porque así es la vida institucional de la Argentina.

En los países republicanos, las decisiones de la Corte se critican, pero se respetan, no se intenta cambiarla presionando a los jueces. ¿Quién se va a oponer a los próximos abusos que seguramente ocurrirán?, se preguntan cerca de un juez del máximo tribunal. Lo mismo ocurre con el resto de la Justicia, que parece estar uniéndose detrás del hartazgo por las presiones que afirman recibir a diario. Es por eso que -según dicen en el entorno de varios jueces- habrá que prestar atención a lo que hará un Poder Judicial unido y firme frente a las presiones.



Fuente: Infobae