Tags: Política, Derecho y justicia, TUCUMÁN, Abogados, Actualidad

Malvinas cumple pero la Justicia no

Malvinas cumple pero la Justicia no
La Guerra de Malvinas cumplió este sábado su aniversario 40 y la Justicia aún no pudo saldar las deudas que mantiene con los excombatientes, desde las denuncias de torturas hasta el reconocimiento de pensiones para quienes fueron convocados pero no estuvieron en el teatro de operaciones. 
Con el ojo puesto en la Corte Suprema - cuyo presidente, Horacio Rosatti, participó el pasado 29 de marzo en un acto homenaje a los soldados caídos en la contienda bélica realizado por la Union de Empleados Judiciales de la Nación en la planta baja del Palacio de Tribunales- más de un centenar de exsoldados piden el reconocimiento de las torturas que padecieron durante el conflicto. 
La causa se inició hace 15 años en las provincias de Tierra del Fuego y Santa Cruz, contiene más de 170 declaraciones de víctimas y 130 militares imputados por esos hechos -3 de ellos procesados y otros 20 con llamado a indagatoria- y la Corte debe resolver si considera los hechos denunciados como delitos de lesa humanidad, lo que los convierte en imprescriptibles, o delitos comunes.
Las denuncias plantean imposición de tormentos y privación ilegítima de la libertad. El principal medio de tortura que aparece en los testimonios es el estaqueamiento a soldados a la intemperie por prolongados lapsos, en algunos casos sin abrigo ni zapatos en frío clima de las islas. 
También fueron denunciadas torturas como el enterramiento de pie hasta el cuello en pozos que las mismas víctimas debían cavar, la obligación de sumergirse en agua helada completamente desnudos, golpizas, picanas y la deliberada falta de provisión de elementos de subsistencia.
El año pasado, la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó que los hechos relatados por los denunciantes constituyen "delitos de lesa humanidad", ya que las conductas investigadas no habrían sido hechos aislados o aleatorios, sino que "presumiblemente formaron parte de una agresión, desplegada por la superioridad contra el personal subalterno, que por lo menos habría gozado de la aquiescencia del Estado".
En ese sentido, juzgaron como una "práctica corriente realizada por el personal superior" la aplicación de "sufrimientos, consistente en la privación injustificada de alimentos, aplicación de sanciones ilegitimas y degradantes", como parte de una "política de supremacía de los altos mandos por sobre los soldados más rasos".
Que hablen todos
Con el objetivo de ir a fondo con la causa y sumar más testimonios, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y el Centro de Excombatientes Islas Malvinas de La Plata difundieron una campaña para concientizar e incentivar a que hablen aquellos conscriptos que hayan sufrido torturas. 
"¿Sabías que los soldados que fueron a Malvinas fueron víctimas de violaciones a los derechos humanos?", interpela la campaña llamada "Yo también hablo". A 40 años de la guerra, estos crímenes "siguen impunes", agregaron desde los organismos, y "muchos excombatientes todavía no hablaron".
De esta manera propusieron a familiares de excombatientes a "animarlos a hablar" con cientos de impactantes testimonios de ex soldados conscriptos que ya expresaron sus denuncias y esperan justicia:
* "Me llevan a la posición del subteniente donde veo que tiene toda la comida que traía. Me hacen tirarla, la mezclan con m... humana y me hacen comerla", comienza relatando el documento difundido.
* "Me tenía que escapar de noche para buscar comida y cuando volvía a la posición, el cabo me obligaba a hacer ejercicio vivo, me pegaba y me dejaba estaqueado muchas horas".
* "El cabo me apuntó con el arma, yo estaba sentado en mi posición, y me disparó en la pierna porque no podía caminar. El disparo me pegó en la pierna izquierda. Tengo la cicatriz en mi muslo."
* "Llegada la noche nos meten adentro de un contenedor, una caja de madera de aproximadamente dos metros por tres metros, la cual trababan por fuera".
* "En las posiciones 'tirador de pie' que estaban inundadas, el Teniente Primero les ordenó a todos los soldados introducirse dentro y quedarse parados durante horas con agua congelada hasta el pecho".
* "Fuimos enterrados en los pozos construidos para protegerse del fuego enemigo, parados hasta el nivel del cuello. Permanecimos enterrados ocho horas aproximadamente".
* "Al volver nos llevaron a la ESMA, allí nos hicieron firmar un pacto de silencio, nos decían que no debíamos comentar a nadie lo que había pasado en la guerra o íbamos a ser sometidos a un consejo de guerra".


Fuente: https://www.diariojudicial.com/nota/91729/corte/malvinas-cumple-pero-la-justicia-no.html